lunes, 20 de diciembre de 2010

Colocaciones y variantes del español




Hoy vamos a hablar de las diferencias que podemos encontrar en las colocaciones del español atendiendo a la variación geográfica. Existen normas específicas en el uso de algunas colocaciones entre hablantes de diferentes comunidades que resultan muy significativas.

Más de un hablante puede haberse encontrado en un aprieto al hablar de coger el autobús o el tren en ciertos países hispanoamericanos por las implicaciones sexuales que este verbo tiene. En estas comunidades hispanohablantes, en su lugar, hablaríamos de agarrar dichos medios de transporte.

Estas diferencias no solo se dan entre países que comparten el español como lengua. Podemos encontrar variaciones en zonas geográficas más reducidas como una ciudad o provincia determinadas. Para ilustrar este caso podemos referirnos a un ejemplo cercano para nosotros puesto que se ubica en Galicia. Es el caso de la zona de Vigo en la que está extendido el uso de la colocación mirar la televisión frente al estándar ver la televisión.

Una herramienta que puede resultar útil a la hora de investigar sobre la variación que nos ocupa es el Diccionario panhispánico de dudas (2005). En esta obra se recoge información acerca de las distintas variantes existentes entre la norma española y la americana, así como la norma de uno o varios países en contraposición con lo establecido en el ámbito hispánico restante. Por ejemplo, en la entrada de absolver, encontramos información sobre variación diatópica. La definición de este verbo es ‘declarar [a alguien] libre de culpa’; sin embargo, se recoge la variante de significado que se refiere a ‘resolver [una duda]’, usado en países como Colombia, Ecuador, Perú o Bolivia: «Los aficionados al fútbol han podido absolver sus dudas» (Tiempo [Col.] 13.9.96).

En la obra Colocaciones léxicas en el español actual estudio formal y léxico-semántico, Koike (2001) recoge algunas variantes lingüísticas existentes entre España y otros países de habla hispana. Algunos ejemplos son los siguientes:

encender la luz (España) -------------- prender la luz (Chile)

dar una opinión (España) ------------- entregar una opinión (Chile)

dar apoyo (España) ------------ entregar apoyo (Chile)

guiñar el ojo (España) ------------ picar el ojo (Puerto Rico, Colombia)

contar mentiras (España) ------------ hablar mentiras (Guatemala)

darse prisa (España) ------------ tomarse prisa (Venezuela)

Estamos deseosos de que nos enviéis más casos como estos; por ejemplo, ¿ponéis gasolina al coche? o quizás ¿la echáis? o ni uno ni otro...

martes, 7 de diciembre de 2010

Todos somos lingüistas!

Los que piensan que los lingüistas somos aburridos están completamente equivocados, solo hace falta ver el video que os mostramos esta semana. La grabación fue realizada por profesores y alumnos del Programa de Lingüística Teórica de la Universidad Eötvös Lóránd (Budapest). Desde aquí, les felicitamos por su creatividad y entusiasmo!

lunes, 29 de noviembre de 2010

Diccionarios combinatorios del español

En entradas anteriores ya mencionamos la dificultad que implica la traducción de las colocaciones de una lengua a otra y la importancia de tener en cuenta este tipo de información combinatoria a la hora de enseñar o aprender una lengua extranjera.

Es evidente la escasez en español de diccionarios especializados en información colocacional, y, especialmente, de aquellos que estén dirigidos especialmente a aprendices de español como lengua extranjera.

Con todo, la escasez no es carencia y por eso, hoy os queremos hablar de las herramientas especializadas en combinatoria léxica que en la actualidad están disponibles en español.

En este diccionario se describen las restricciones léxicas y/o semánticas existentes entre predicados y argumentos (no necesariamente igual a cololocativos y bases).

La mayor parte de las entradas son las denominadas largas o analíticas en las que se parte de los colocativos para ofrecer la información combinatoria de forma más detallada. Pero también se recoge otro tipo de entradas, cortas o abreviadas, en las que partiendo de una base se ofrece una lista de colocativos con los que se puede combinar atendiendo a su categoría gramatical.

Este diccionario hereda la información disponible en Redes implementándolo con una estructura más manejable que resulta más accesible para los aprendices de español.
El Práctico recoge entradas de colocativos en las que se incluyen las bases con las que se combinan y entradas de bases con la lista de colocativos con los que coocurren. También incluye lo que se podría denominar como “entradas mixtas” que se corresponden con aquellos casos en los que una misma unidad léxica (UL) puede funcionar como base o como colocativo. La lista de las palabras con las que se puede combinar una UL dada se organiza según la categoría gramatical y el contenido semántico.

El diccionario que estamos desarrollando y que ha suscitado la creación de este blog constituye la única obra lexicográfica que afirma explícitamente describir las colocaciones del español. Como indicábamos en el punto de partida, se trata de un recurso, únicamente disponible en versión online, que recoge información combinatoria limitada hasta el momento a nombres de sentimiento. Del mismo modo que ocurre en diccionarios de colocaciones de otras lenguas (como el Oxford Collocations Dictionary) se parte de la base de la colocación teniendo en cuenta que el hablante escoge, en primer lugar, de lo que quiere hablar (la base de la colocación) y a continuación, en función de la base seleccionada, selecciona el colocativo correspondiente.
Las principales diferencias del DiCE con respecto a los diccionarios anteriormente mencionados son:
  • Descripción sintáctica que refleja si la base funciona como sujeto o complemento. Siguiendo el modelo del Oxford Collocations Dictionary y, a pesar de que en español el orden de palabras no es indicativo de la función sintáctica, se emplean las notaciones “UL+Verbo” y “Verbo+UL”.
  • Glosas en lengua natural que codifican el significado de la relación entre el colocativo y la base con la que se combina.
  • Una notación del régimen más elaborada que aparece entre corchetes a continuación del colocativo, además de indicar, en caso necesario, si la base debe llevar o no artículo. Este elemento facilita en gran medida al aprendiz la producción de las colocaciones.
  • Ejemplos extraidos de corpus que resultan vitales para que el aprendiz alcance una buena comprensión de las colocaciones.

martes, 23 de noviembre de 2010

La enseñanza de colocaciones

En las entradas anteriores hemos destacado varias veces la importancia de conocer la manera correcta de combinar las palabras en una lengua, y que, por tanto, es imprescindible poner al alcance de los aprendices de lengua extranjera información relativa a las colocaciones.
Dentro del ámbito de español como lengua extranjera (ELE), el autor que más exhaustivamente ha tratado el tema de la enseñanza de las colocaciones es Marta Higueras. Su libro, Las colocaciones y su enseñanza en la clase de ELE está dirigido sobretodo a profesionales de la enseñanza.
La primera parte del libro establece el fundamento teórico de la enseñanza de las colocaciones situándola dentro de la corriente de la enseñanza comunicativa de lenguas extranjeras y, más específicamente, dentro del enfoque léxico. La autora resalta la importancia de las restricciones combinatorias a la hora de una adquisición estructurada y eficaz del léxico de una lengua extranjera. La segunda parte trata de definir el concepto de la colocación desde un punto de vista didáctico, revisando las características más importantes de este tipo de combinaciones. La tercera parte, quizás más práctica para el profesor de ELE, ofrece una tipología ampliamente ejemplificada de actividades didácticas para la enseñanza de las colocaciones. Finalmente, el libro se completa con una serie de actividades destinadas para ayudar al propio profesor reflexionar sobre el concepto de colocaciones y su enseñanza.

martes, 9 de noviembre de 2010

¡Colócate!

El Diccionario de colocaciones del español (DiCE) se enmarca actualmente dentro de un proyecto de investigación más amplio, Coloca(ciones y)Te(cnologías), o sea, ColocaTe. A largo plazo, el objetivo de ColocaTe es desarrollar un entorno de aprendizaje asistido por ordenador para la enseñanza-aprendizaje de colocaciones en español. El desarrollo de tal aplicación requiere un corpus de textos redactados por aprendices en los que se indican todas las colocaciones utilizadas, sean correctas o erróneas. En la actualidad, nos centramos en anotar el corpus de aprendices Corpus Escrito del Español L2 (CEDEL2). Estudiando las colocaciones erróneas producidas por aprendices, podemos ver que se dan varios tipos de errores muy diferentes. Veamos algunos ejemplos:

(1) deseo lograr el gol de ser bilingual
(2) llenar un puesto de trabajo
(3) recibí un llamo de Brad
(4) tienen prejuicio por edad

Los errores analizados apuntan además a diferentes estrategias utilizadas por el aprendiz en la producción de la combinación. Algunos errores tienen origen en la lengua materna del alumno, mientras que otros reflejan meramente una imperfección de los conocimientos de la nueva lengua:

En (1) se trata de un error de la base de la colocación como resultado de una interferencia causada por una palabra en la lengua materna, en este caso el inglés, del aprendiz (goalàgol: lograr [el] gol – en vez de lograr [el] objetivo).

El error en (2) consiste en el resultado de la traducción literal del colocativo: fillàllenar: llenar [un] puesto –en vez de ocupar [un] puesto.

En (3) el aprendiz utiliza una forma errónea como base. El error se explica como una derivación morfológica incorrecta a partir del verbo. Además, el uso de la colocación resulta algo raro en el contexto dado: llamaràllamo: recibí un llamo de Brad – en vez de recibí una llamada de Brad; o, mejor: me llamó Brad.

Finalmente, en (4) el alumno utiliza la forma singular de la base, en vez del plural, y escoge una preposición incorrecta: tienen prejuicio [por algo], en vez de tienen prejuicios [hacia algo].

Para realizar un análisis profundo de los errores que aparecen en las colocaciones producidas por aprendices, hemos desarrollado una tipología detallada. En breve, esperamos proceder a la descripción de los errores más frecuentes junto a su causa, y tratar de proponer algunas actividades didácticas que permitan mejorar la producción de los aprendices.

martes, 2 de noviembre de 2010

¡Diviértete con colocaciones!


En estas fechas pasadas de Halloween, nos hemos acordado de dos chistes de "terror", que, además, tienen que ver con las colocaciones:

Era un grupo de excursionistas de la escuela, y fueron a un parque de atracciones, entonces entran a la casa de los espantos y una niña se queda poco a poco atrás y separada del grupo. En eso le sale el conde Drácula y le pregunta: ¿Oye, te doy miedo? Y ella le responde: ¡No gracias, ya tengo mucho!

- ¿Qué hace un gallego en el campo por la noche en un tractor y disfrazado de Drácula?
- Está sembrando el terror.

El humor en estos chistes resulta de la interpretación literal de las colocaciones dar miedo y sembrar el terror. En el DiCE puedes encontrar su significado como colocación de la siguiente manera:

1) Entra en el apartado de Consultas Avanzadas y haz clic en Inversas
2) En la segunda opción de búsqueda, teclea el colocativo (dar o sembrar) en el cuadro de ‘Valor’ y la base (miedo o terror) en el cuadro de ‘Lema’

Como resultado de tu búsqueda encontrarás que tanto la colocación dar miedo como sembrar el terror implican el significado ‘causar ~ en alguien’ que se representa mediante la función léxica CausFunc1.

martes, 26 de octubre de 2010

Divulgación y ciencia

¡Qué difícil es hablar de colocaciones sin utilizar términos técnicos! El problema reside en el propio término colocación que hemos heredado del latín, pero a través del inglés y no es especialmente transparente. La gente relaciona colocación con colocar con el sentido de ‘situar’, y lo cierto es que en una colocación, una palabra “se coloca” con otra, pero no podemos decir que un diccionario cuente con un número dado de “colocaciones de palabras”, sino simplemente de “colocaciones” porque una colocación ya es una combinación de palabras. Aquí estamos ante la ambigüedad de los nombres acabados en –ción que pueden significar el proceso o el resultado. Si se habla de “colocaciones de palabras” se está tomando el sentido de ‘proceso de colocar’ una palabra con otra en donde ‘colocar’ tiene el sentido literal. En cambio si se habla de “un número dado de colocaciones”, aquí se usa el sentido técnico de colocación, más vinculado a la idea de resultado. No es este el único sentido técnico del término colocación. También en economía utilizan este mismo término para hablar de una operación y creo que también del resultado de esa operación. Así, los bancos colocan emisiones y también hay colocaciones de deuda que vaya usted a saber qué quiere decir pero que expliquen esto en los blogs de economistas. Nosotros con las colocaciones lingüísticas tenemos suficiente... Lo cierto es que desde ámbitos científicos y académicos debemos ser capaces de comunicar a la sociedad en general en qué consiste el trabajo que desarrollamos. En unos días tendrá lugar en Coruña un Simposio sobre "Públicos da ciencia" en donde se hablará de las estrategias de la divulgación científica en los museos. Pienso que también la universidad debe salir de su torre de marfil y aparecer en la prensa puede ser un buen medio para dar a conocer este trabajo. Precisamente la semana pasada nos dieron la oportunidad de hablar de nuestro trabajo en la prensa. El sábado pasado apareció en La Voz de Galicia esta noticia en donde se habla del DiCE:
http://www.lavozdegalicia.es/ocioycultura/2010/10/23/0003_8802011.htm
Ahora bien, hay que contar con que las noticias en la prensa no suelen ser supervisadas por los protagonistas de la noticia, así que esperemos que el mensaje de que existe un diccionario de colocaciones llegue al público, a pesar de que ni siquiera se menciona su dirección en la web. Lo importante es que empiece a sonar que los lingüistas hacemos cosas útiles a la sociedad o, al menos, lo intentamos.

martes, 12 de octubre de 2010

Qué son las funciones léxicas?

En algunos comentarios de posts anteriores ya os adelantamos el concepto de las funciones léxicas. Esta semana, tratamos de explicarlos en más detalle qué son y para qué sirven.
Dar con la combinación correcta de las palabras en una lengua extranjera muchas veces causa dificultades para el aprendiz. Esto se debe, en parte, a que la traducción literal de una colocación en determinada lengua, muy a menudo, da como resultado una combinación errónea al traducirla a otra. Así, por ejemplo, la colocación inglesa to pay attention no puede ser correctamente traducida al español como *pagar atención, que sería el resultado de consultar la entrada de la base de la colocación y la del colocativo por separado en un diccionario bilingüe; en este caso, la combinación correcta sería prestar atención. Por esta razón, es imprescindible describir en un diccionario,  la combinatoria léxica restringida de las palabras, como figura en el DiCE.
El DiCE representa las colocaciones mediante el formalismo de las funciones léxicas, desarrollado dentro del marco de la Lexicología explicativa y combinatoria (Mel'cuk et al. 1995). Las funciones léxicas sirven para describir la relación entre los miembros de una colocación: la base, que controla la selección de la otra unidad, el colocativo. A su vez, cada función representa la relación semántica y sintáctica que se establece entre estos miembros. Así, la función Magn, por ejemplo, hace referencia a un adjetivo o adverbio que intensifica la base. Los valores asociados al nombre amor mediante la función Magn serán los adjetivos fuerte, apasionado, encendido, profundo, etc.; dado que todos ellos expresan de alguna manera el significado ‘intenso’ unido a la base, amor. Otra función, Oper1, vincula la base, un nombre, con el verbo que se utiliza para expresar que alguien lleva a cabo la acción implicada por la base. La función Oper1 con la base amor cobra los valores sentir (amor por alguien), tener (amor a alguien), profesar (amor por alguien).
Las funciones léxicas describen las relaciones léxicas en términos universales, aplicables a cualquier lengua. Es decir, volviendo a nuestro primer ejemplo, vemos que existe la misma relación entre el nombre inglés attention y el verbo pay que entre el español atención y prestar. En los dos casos la relación entre el nombre y el verbo se describe por la función Oper1. De este modo la traducción al español de la colocación inglesa to pay attention se realizaría mediante los siguientes pasos con la ayuda del DiCE.

1) Traducción de la base de la colocación del inglés al español
               attention ==> atención
2) Consulta del DiCE:
               Oper1 (atención) = prestar ~, poner ~, otorgar ~, etc.

En resumen, podemos decir que la aplicación de las funciones léxicas permite la comparación e identificación de colocaciones entre distintas lenguas, por tanto resulta una herramienta útil en el campo de la enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras así como el de la traducción.

lunes, 4 de octubre de 2010

¡Esto es una pieza del pastel!

Esperando en la cola del restaurante autoservicio de IKEA, nos puede dar tiempo a pensar sobre qué quiere decir exactamente la última frase de este cartel. Alguien que conozca la expresión inglesa it’s a piece of cake puede llegar a la conclusión de que se trata de un error de traducción. El equivalente en español sería es muy fácil o es pan comido.
Los que conocen más de una lengua, o más de una variedad de su propia lengua, fácilmente se dan cuenta de que existen expresiones que no se pueden traducir de forma literal. Es más, muchas de ellas contienen palabras cuyo significado individual no tiene nada que ver con el significado de la expresión. En la lingüística comúnmente se refiere a este tipo de expresiones como locuciones.
Las locuciones, al igual que las colocaciones, pertenecen a la categoría de unidades fraseológicas o frasemas. Ambas contienen elementos léxicos seleccionados de manera restringida. En cuanto a las colocaciones, podemos decir que éstas son semánticamente composicionales, es decir, podemos interpretar el significado de la expresión como la suma del significado de sus constituyentes. Así, como hemos explicado en una entrada anterior, en odio mortal el primer elemento, la base de la colocación, se selecciona de manera libre. Por el contrario, la selección del segundo elemento (el colocativo) está restringida por la base, puesto que no podemos elegir libremente el adjetivo que expresa ‘intenso’ en relación con un nombre dado: *enfado mortal, *cólera mortal.
Sin embargo, en el caso de las locuciones, no podemos decir que el significado de la expresión sea composicional. Como hemos visto en el caso de nuestro ejemplo, para alguien que no conozca el significado de la expresión It’s a piece of cake, no encontrará sentido alguno a la versión traducida de forma literal al español.

lunes, 27 de septiembre de 2010

La vida en rosa

¿Queréis poner a prueba vuestros conocimientos sobre colocaciones?

Hoy os presentamos una serie de ejercicios entretenidos, diseñados por Verónica Ferrando Aramo, a los que podéis acceder aquí.

Las secciones introducción y tareas contienen ejercicios de vocabulario relativos a los nombres de colores y su uso en expresiones fraseológicas. En el apartado proceso se encuentran ejercicios centrados en las colocaciones relacionadas con el amor. Se proponen actividades comunicativas en las que el aprendiz asume el papel del autor de novelas rosas poniendo así en práctica los conocimientos adquiridos. Finalmente, la sección de evaluación permite al alumno reflexionar sobre lo que ha aprendido.

Queremos dar la enhorabuena a la autora de esta webquest, ya que nos ha parecido muy interesante y motivadora su propuesta didáctica.

¡Os animamos a que compartáis con nosotros actividades similares relacionadas con la enseñanza de colocaciones que estén disponibles online!

jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Qué es una colocación?

Una colocación es una combinación restringida de palabras. Para expresar, por ejemplo, el sentido ‘intenso’, refiriéndonos a odio decimos mortal, pero de miedo, no diríamos mortal, sino atroz o profundo, entre otros. En términos más formales, llamamos base al miembro de la colocación que es autónomo semánticamente, y que selecciona una unidad léxica específica para expresar un significado dado, denominada colocativo. En los ejemplos, el sustantivo odio será la base porque selecciona el adjetivo mortal para expresar el significado ‘intenso’, mientras que el sustantivo miedo selecciona el adjetivo atroz para expresar el mismo significado.
Las colocaciones son una parte fundamental de toda lengua, pues designan acciones tan cotidianas como tomarse un café o darse una ducha, por lo que deberían ser tratadas desde el inicio del proceso de enseñanza de cualquier idioma. Además, habitualmente están formadas por un par de palabras frecuentes, que los aprendices ya conocen, pero que no saben relacionar. Por ejemplo, dar y discurso son palabras comunes, pero no es obvio saber que pueden unirse para formar el significado de ‘realizar un discurso’ cuando hay otros verbos semánticamente más cercanos como *decir un discurso o *hablar un discurso. Esta arbitrariedad hace que su adquisición resulte complicada y que debamos insistir en la existencia de las colocaciones como tales, para que los estudiantes se familiaricen con ellas y puedan recordar la relación existente entre sus componentes.

viernes, 17 de septiembre de 2010

El Diccionario de colocaciones del español: DiCE

Nos gustaría presentar a todos los usuarios que visiten este blog nuestro Diccionario de colocaciones del español (DiCE): un recurso online en el que el usuario podrá encontrar las colocaciones más frecuentes de los nombres de sentimiento, así como sus derivados semánticos.
Cuando estudiamos una nueva lengua, a menudo nos encontramos con dificultades a la hora de producir expresiones como dar un paso o tomar una decisión. Un alumno cuya lengua materna es el inglés podría realizar traducciones literales del tipo *tomar un paso o *hacer una decisión partiendo de las expresiones take a step y make a decision respectivamente. Por este motivo es indispensable contar con diccionarios de colocaciones en los que podamos encontrar información sobre la combinación de palabras.
El DiCE describe las combinaciones existentes de nombres de sentimiento en español. Dispone de un apartado de consultas avanzadas en el que el usuario puede realizar búsquedas muy detalladas dentro de la base de datos del diccionario.

Cuenta, además, con un componente didáctico consistente en ejercicios que permitirán al aprendiz poner en práctica sus conocimientos.

Podréis visitarnos en la web http://www.dicesp.com.